lunes, 16 de abril de 2018

Oración de la mañana (16-04-2018)

CONECTADO O DISTRAÍDO. 

Vivir conectados es un privilegio de todos, pero que pocos ejercitamos. Conectarte a tu ser interior es ausentarte por algunos momentos de la vida que perciben solo nuestros sentidos. Una vida a menudo llena de ruido, de incertidumbre, de aislamiento que muchos viven con angustia...

Alguien dijo que "lo esencial es invisible a los ojos". Sabia sentencia que invita a cerrar los ojos y conectarse con lo que hay en nuestro interior. Algunos lo logran gracias a la meditación, a la oración o cualquier otro ritual o técnica que nos deja la mente en blanco y nos aisla de lo que nos rodea y, a la vez, nos distrae. Lo esencial, eso que buscamos con ahnhelo todos está ahí, en nuestro interior... es inútil buscarlo fuera, en nuestro mundo exterior.

Pero la verdad es que cuesta vivir el día a día permanentemente conectados a lo esencial. Demasiadas veces divagamos con nuestros sentidos y las sensaciones que éstos provocan, atendiendo solo a lo que nos rodea. Eso, la mayoría de las veces, nos produce ansiedad y nos provoca estrés, cuando no, miedo. Miedo a sentirnos solos, aislados en un mundo en el que parece que cada uno va a la suya y vela por sus intereses, desoyendo a los demás. En el que lo habitual es sobrevivir...y no vivir, de verdad.

Conectarse con uno mismo en cambio nos ayuda a sentirnos parte del Todo, a compartir con los demás todo aquello humano que nos une, para siempre. Te permite sentirte único y, a la vez, universal, pues todos tenemos las mismas luces y sombras, los mismos anhelos y las mismas ilusiones, los mismos sueños que deseamos hacer realidad. Estar conectados con nuestro interior hace desaparecer esos fantasmas del pasado y del futuro, nos permite vivir el ahora... y aceptar en él lo oscuro y lo luminoso de nuestra vida plena, llena de contrastes. Estar conectados es olvidar el tiempo y el lugar, para concentrarnos en el ahora y aquí, en el único lugar y el singular momento donde existe la felicidad, esa que todos buscamos incansablemente en nuestra vida...

Aquí y ahora, desde siempre y para siempre son conceptos que solo se sienten desde dentro y ahora, en el preciso instante en que uno deja atrás el miedo del pasado pasado y el miedo al futuro que tal vez nunca llegará, en que uno se siente cerca incluso de los que ya no están aquí y ahora, pero habitan en el corazón para siempre...

Tardé muchos años en aprender a sentirme conectado. Me entretuve a estar donde decían debía estar, haciendo lo que me decían que debería hacer, a cada momento. Viví así una vida ajena, distante de los demás y sombría, pues todo lo que me rodeaba me alejaba de mí y de lo que necesitaba en mi vida. Hasta que descubrí que lo que buscaba por fuera estaba en mi interior, desde y para siempre, donde uno ya no debe aprender a amar, sino que solo debe dejar fluir el amor que siempre estuvo, está y estará dispuesto a compartirse y, haciéndolo, crecer aún más. El tú o yo se convierten súbitamente y por arte de magia en el tú y yo, estés donde y cuando estés... y para siempre. Esa es la grandeza de descubrir que la esencia de la vida consiste simplemente en amar de verdad, sin temor... y hacerlo con los ojos del corazón bien abiertos, ¡aquí y ahora!

Padre Nuestro.

Venerable Mary Ward, ruega por nosotros.

domingo, 1 de abril de 2018

Oración de la mañana - 1º Semana de Pascua

¡JESÚS VIENE PARA QUEDARSE!

Jesús ha resucitado y viene para quedarse. Quiere vivir entre nosotros y ayudarnos a mejorar nuestra casa común. Pero esta vez no viene en la debilidad de un niño Jesús viene, resucita y se presenta a nuestro lado con distintos rostros como lo hizo con sus amigos en el hortelano que al que no reconoció María Magdalena, en un compañero de viaje camino de Emaús.

Jesús resucita y elije hacerse presente en cada uno de nosotros. Si le dejamos. 

La PASCUA es el tiempo más importante del año litúrgico. Ahora es nuestro momento. Jesús necesita de nosotros para hacerse presente en la casa común, en este mundo que es casa de todos. Nadie queda fuera en esta gran fiesta, todos estamos invitados… cada uno tendremos que descubrir nuestra misión, lo que quiere de nosotros pero Él nos irá mostrando el camino y dando herramientas importantes en este tiempo de Pascua.

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN.

Os dejamos las oraciones de esta semana:

Infantil



Primaria

Secundaria y Bachillerato

viernes, 23 de marzo de 2018

Oración de la mañana - Secundaria y Bachillerato (23-03-2018)

Viernes de Dolores

Hoy es Viernes de Dolores, dentro de dos días Jesús hará su entrada triunfal en
Jerusalén, montado en una burrita, y cumplirá paso por paso, lo encomendado por “SU PADRE”,
“NUESTRO PADRE DIOS”. En este día, nos acordamos de Nuestra Madre María, de su
sufrimiento, ya que sabiendo el destino de su único Hijo, Jesús, no se opuso, y tragando su pena,
supo aceptar en ella la voluntad de Dios, éste es el segundo gran momento, para mí en la vida de
Nuestra Madre, el primero aceptar su embarazo sin conocer varón, vencer esas habladurías de la
época, y el segundo, tener que sufrir perder a su Hijo, todo un ejemplo de AMOR, CARIDAD y
FORTALEZA, la virgen María.

Estamos ante un momento de júbilo, porque Jesús cumple su destino, para salvarnos a
los hombres y mujeres de la Tierra. Pero también estamos en un momento de reflexión, un tiempo
de limpieza diría yo, es un gran momento para hacer “limpieza general en nuestra mente y en
nuestro corazón”, es un momento de acompañar a Cristo en cada uno de sus pasos, momento de
sufrir sus azotes, su juicio, su cruz, su muerte, y de alegrarnos con su Resurrección.

Estos días muchos de vosotros saldréis de nazarenos, otros saldréis a ver pasos a la
calle. En ellos contemplaremos a Jesús y en la mayoría de ellos a su madre maría detrás de él.
Ojalá que al ver los pasos no sólo nos quedemos en la estética belleza que se nos ofrece, y que
debemos disfrutar, sino que vayamos un poco más allá. Jesús representa a tantos rostros
humanos que hoy día sufren en el mundo. Quizá Dios esté llamando a nuestro corazón para que
nos comprometamos en ayudar a los que más sufren.

Feliz semana Santa. Qué descanséis y que disfrutéis. Nos vemos el lunes de Pascua, el
lunes de resurrección.

Padre Nuestro.

Venerable Mary Ward, ruega por nosotros.

jueves, 22 de marzo de 2018

Oración de la mañana - Secundaria y Bachillerato (22-03-2018)

Hay días en que miro atrás y descubro que voy acumulando recuerdos. Y si esto pasa cuando
uno es joven, qué no será a los ochenta... Supongo que en cierta medida empezamos a ser
adultos cuando podemos mirar atrás, y vamos teniendo memorias; empezamos a sentir que hay
heridas (unas bien cicatrizadas, otras que aún escuecen); que hay situaciones joviales que, al
evocarse, no pueden menos que suscitar una sonrisa; que hay rostros que en algún momento
fueron tan cercanos y ahora se desdibujan un poco, pero aún me hacen vibrar. Entonces surgen
palabras como gratitud, arrepentimiento, olvido, nostalgia, madurez, historia, que empiezan a
cobrar sentido...

Es hermoso este tiempo en el que los recuerdos aún no pesan, pero ya son reales. Es muy
hermoso el saber que uno va cargando las maletas con un equipaje que incluye nombres,
abrazos, errores, lecciones, perdones, fracasos y éxitos, caricias, opciones, luchas, oraciones,
dudas, pequeñas historias que van entretejiendo una historia grande.
Es hermoso saber que en mi vida hay todavía tanto por escribir, y al mismo tiempo empieza a
haber algo ya escrito, que me convierte en quien soy, una persona única, distinta, especial, con
mis virtudes y mis defectos, mis manías y mis encantos, parte de mi mundo grande.
Disfruta del lujo se ser tú mismo. No hay nadie como tú. Aunque a veces tengas cosas que no te
gustan en el fondo no te cambiarías por nadie, ¿verdad?

Padre Nuestro.

Venerable Mary Ward, ruega por nosotros.